De vuelta en casa

Cuidando a su niño en el hogar


Actividades al regresar al hogar:

Recomendamos que vigile de cerca las actividades de su niño el día del procedimiento. Su niño puede estar somnoliento y puede tomar una siesta o dormirse una y otra vez durante el resto del día.
El sentido del equilibrio de su niño puede estar inestable durante 24 horas después de la anestesia:

  • Apoye a su niño mientras camina o gatea, evite los escalones.

  • No permita que su niño corra bicicleta, practique deportes o maneje.

  • Anímelo con actividades tranquilas: leer, ver televisión o entretenerse con juegos de video.


¿Qué tomar y comer en el hogar?

No obligue a su niño a comer, pero anímelo a tomar, ya que los líquidos probablemente harán que se sienta mejor.

  • Ofrézcale líquidos claros como agua, refrescos, jugos, Gatorade®, paletas de helado.

  • Luego ofrézcale comida ligera como sopa, galletas saladas, cereal seco y fórmula.

  • Pase gradualmente hacia los alimentos sólidos y la leche.

Algunas veces pueden presentarse náusea y vómitos después de la anestesia y puede que pase algún tiempo antes de que su niño esté listo para comer. Si su niño tiene vómitos, espere un poco antes de intentar nuevamente los líquidos claros. Vaya despacio con la comida.

 

Cómo cuidar el malestar, la fiebre o la irritabilidad

Su niño puede tener algún malestar, presentar fiebre leve o estar irritable después del procedimiento. Otro efecto secundario temporal común después de la anestesia es la irritación de la garganta o voz ronca.
Algunas cosas que pueden ayudar a su niño a estar más cómodo incluyen:

  • Un medicamento para aliviar el dolor/bajar la fiebre, si lo recomienda el médico de su niño.

  • Hacer respiraciones profundas y estables; abrazarlo o mecerlo, frotarle su espalda.

  • Bebidas frías o paletas de helado para aliviar la irritación de la garganta.

  • Descansar en un espacio cómodo, hacer cosas familiares, consolarlo con delicadeza.



    Calmar la ansiedad y los cambios de comportamiento después de un Procedimiento

Algunos niños presentan cambios de comportamiento temporales hasta por dos semanas.
Su niño puede actuar como de menor edad o tener nuevos miedos. Algunos niños presentan cambios en su estado de ánimo o patrones de sueño.

  • Sea paciente y apóyelo; dele tiempo a su niño para que se adapte.

  • Vuelva a una rutina normal para ayudar a su niño a sentirse seguro.

  • Jugar al hospital, hacer dibujos y leer libros sobre el hospital puede ayudar.

  • Hacer un álbum o escribir un diario sobre la experiencia en el hospital puede ayudar a un niño mayor.